Introducción a la domotica (Parte I)

¿Qué es la domótica?

El término Domótica proviene de la unión de las palabras domus (que significa casa en latín) y tica (de automática, palabra en griego, ‘que funciona por sí sola’). Se entiende por domótica al conjunto de sistemas capaces de automatizar una vivienda, aportando servicios de gestión energética, seguridad, bienestar y comunicación, y que pueden estar integrados por medio de redes interiores y exteriores de comunicación, cableadas o inalámbricas, y cuyo control goza de cierta ubicuidad, desde dentro y fuera del hogar.

De una manera más informal se podría definir como la integración de la tecnología en el hogar con el fin de lograr mayor seguridad y confort.

Aplicaciones en la domótica.

Además de la seguridad y el confort ya comentados, existen otras aplicaciones que podemos realizar con un sistema domótico y estas claramente  dependen de la imaginación de la persona que configura el sistema, así pues el número de aplicaciones va en aumento, pero por resumir algunas categorias podríamos decir que las más frecuentes son:

– Ahorro energético

– Confort

– Seguridad

Ahorro energético: Gracias a un sistema domótico podemos administrar mejor la energía que consumimos, programar o zonificar la climatización es uno de los ejemplos para ahorrar energía, también gestionar las cargas eléctricas nos permitirá poder tener contratada una tarifa eléctrica menor y por lo tanto pagar menos en nuestra factura. Programar el encendido y apagado automático de luces o atenuar la iluminación en ciertas ocasiones también nos ayudara a reducir el consumo. Por lo tanto el uso eficiente del sistema de calefacción/climatización, la gestión eléctrica y el uso de energías renovables son algunas de las alternativas para conseguir un ahorro energético.

Confort: Quizás el aspecto del confort sea el que nos llama más la atención de un sistema domótico, el poder controlar por ejemplo las luces o las persianas desde un mando a distancia es algo a lo que no reniega nadie. Si a esto añadimos que en un sistema domótico programable podemos asignar tareas para que se realicen a una determinada hora o realizar varias acciones con solo pulsar un botón, pues el confort aun es mayor.

Describíamos el significado del término domótica como casa-automática y efectivamente es en este sentido donde mas partido podemos sacar al sistema. La automatización de tareas es fundamental en un sistema domótico para que parezca tal. Además el uso de la automatización nos puede aportar también ahorro energético, por poner un ejemplo imagínense la típica luz que ilumina la entrada a una vivienda unifamiliar, si programamos esta luz para que únicamente se encienda llegado el crepúsculo y se apague a una determinada hora o una vez llegado el amanecer, ya podremos ahorrar energía. Pero si queremos optimizar más aun, podremos utilizar un sensor de presencia de modo que únicamente se encienda la luz cuando el detector de presencia detecte la proximidad de una persona y estableciendo un tiempo máximo de encendido de la lámpara.

Pero existen muchas más aplicaciones, por ejemplo programar las persianas en invierno para que estén subidas durante las horas del día durante las cuales la intensidad del sol es mayor, también nos aportaran un ahorro energético ya que el sistema de calefacción tendrá que trabajar menos para calentar la casa.

¿Qué más se puede hacer en cuanto al confort?, pues el listado de cosas que se pueden hacer es muy grande, pero por poner ejemplos, realizar un apagado general de todas las luces de la casa al abandonarla, automatización de puntos de luz, enchufes, cortinas, persianas, etc, regulación del nivel de  luz en función de la luz ambiente, integración de video portero con televisión, integración con un sistema de distribución de sonido, configuración de macros para realizar varias tareas con una sola orden o controlar el sistema remotamente son algunas de ellas.

Seguridad: Este es uno de los puntos que conviene integrar en un sistema domótico, ya que una vez que se pueden controlar algunos elementos es posible también adecuarlos a un funcionamiento en caso de emergencia o alarma de seguridad. Por poner un ejemplo, si disponemos de algún sensor de presencia dentro de la vivienda para automatizar luces, también podremos aprovecharlo para que nos avise en caso de intrusión, para ello solamente tendremos que distinguir entre un modo habitado o un modo armado, para evitar que salte la alarma cuando estemos en casa.

Además dentro del ámbito de la seguridad gracias a los sistemas domóticos también podremos simular presencia por ejemplo activando luces y persianas en unos determinados horarios o también gracias a sensores de inundación, detección de gas, etc podremos cortar el suministro al ser detectada una de estas condiciones. Todo esto sumado a que también es posible ordenar al sistema que ante alguna alarma nos mande un mensaje SMS al móvil o podamos acceder desde éste a cámaras instaladas en nuestro hogar, completa el sistema domótico proporcionándonos un control e información del hogar en cualquier ocasión y en todo momento.

Tipos de dispositivos.

Dentro de cualquier entorno domótico hay distintos tipos de dispositivos que nos podemos encontrar, estos generalmente se pueden clasificar en:

– sensores

actuadores

controladores

dispositivos específicos

Normalmente con esta clasificación se cubren la totalidad de dispositivos que pueden formar parte de una red domótica. Hablemos de cada uno de ellos para profundizar un poco más:

Sensores

Llamamos sensor a cualquier tipo de dispositivo que nos mide o nos entrega algún tipo de parámetro, de modo que se puede decir que son dispositivos de “entrada”. Por ejemplo son sensores los detectores de presencia, detectores de inundación, detectores de fuego, detectores de CO2, etc pero también lo son por ejemplos los interruptores o pulsadores que nos sirven para ordenar encender una lámpara o activar una escena determinada.

En un sistema convencional, no domótico, un interruptor es un actuador, pero en sistemas domóticos, es frecuente encontrarnos módulos de interruptor o pulsadores que únicamente introducen una señal en el sistema domótico indicando que un interruptor o pulsador ha cambiado de estado, de modo que esa señal hace cambiar directamente o a través de la programación de un controlador el estado de un actuador.

Asimismo, por ejemplo una estación meteorológica o un termostato también se debe considerar como un sensor ya que van a proporcionarnos una entrada de parámetros a nuestro sistema, en este caso por ejemplo la temperatura actual.

Actuadores

Hablamos de actuadores cuando nos referimos a dispositivos que realizan alguna acción y por lo tanto se pueden considerar dispositivos de “salida”. Un actuador se encargara de traducir una orden en una acción, por ejemplo un modulo de lámpara se encargara de encender o apagar una lámpara en función de la orden que se le indique (encender, apagar, atenuar, etc).

Son actuadores por ejemplo, los módulos de lámpara, módulos de aparato, módulos de persiana, etc.

Controladores

A parte de los sensores o actuadores, existen otros tipos de dispositivos que únicamente se encargan de procesar las señales del sistema domótico, normalmente son controladores del sistema que ejecutan algún tipo de programación, por ejemplo para ordenar subir o bajar persianas con el amanecer o con el crepúsculo, ordenar distintas acciones cuando se requiere una escena, etc.

Dispositivos específicos

En algunos sistemas domoticos, especialmente en los sistemas más complejos además de estos tres tipos de dispositivos, también pueden aparecer otros como pueden ser los repetidores de señal, las pasarelas de interfaz, etc. Aquí cabe destacar que este tipo añadido de dispositivos depende del sistema domótico, así pues en unos sistemas se pueden requerir de ciertos dispositivos que no son necesarios o no existen en otros sistemas.

Por poner algún ejemplo, dentro de los sistemas domoticos X10, en la que se transmite la información a través de la red eléctrica, uno de los dispositivos específicos puede ser el bloqueador de señal que evita que la señal X10 salga fuera del ámbito del domicilio, este dispositivo por ejemplo no existe para sistema inalámbricos como por ejemplo z-wave.